Las 5 formas de re-educar a un perro celoso

Puede ocurrir que tengas un perro en casa y que dentro de unos años le llegue un hermanito, a lo que reaccione mostrando muchos celos. ¿Cómo se puede reeducar a un perro celoso? Lo cierto, es que es doloroso para su dueño ver como su perrito se muestra celoso, pero es algo que puede suceder y se puede corregir.

Consejos para educar a un perro que tiene celos

Al igual que le pasa a las personas, los perros también pueden mostrar celos. Es algo que está a la orden del día y que puede ser muy doloroso, sobre todo cuando ves que tu perrito lo pasa mal por culpa de los celos.

Al fin y al cabo, son perros. Tienen sentimientos y las situaciones les afectan. Por lo que si el perro está triste y se muestra celoso, puede ser que de repente haya experimentado un cambio importante en su vida. Por ejemplo, un nuevo perro en la familia o cambios en el comportamiento de su dueño/a.

Porque recordemos que estos celos pueden surgir si se adopta a un nuevo perro, pero también si la persona sufre cambios. Por ejemplo, si nace un bebé, si la persona está más tiempo fuera que antes u ocupada con otra persona, etc.

Digamos que, este tipo de cambios no suelen gustar a los canes y es importante que detectes si tu perro sufre de celos, porque podría ser doloroso.

Síntomas de que el perro está celoso

Si tienes dudas, antes de poner en práctica los trucos que te traemos, es importante que confirmes que se trata de celos. Esto lo confirma:

  • Está más irritable: si ve que el perro está más irritado de lo normal, es que podría sentir celos.
  • Le gruñe a otro perro o a otra persona: si ves que le gruñe a quien le ha sacado el puesto de protagonista, verás que efectivamente se trata de un acto de celos.
  • Está irascible: puede mostrarse molesto, diferente, raro, que todo le molesta…
  • Cambio de actitud: se puede mostrar incluso un poco biolar.
  • Obsesivo con el otro perro: si se ve que está obsesionado con el perro nuevo, le ladra, lo acosa, incluso le llega a pegar…
  • Trata de llamar la atención del dueño todo el tiempo: también muestra una actitud de querer llamar todo el tiempo su atención, para que mire para él. Lo persigue e incluso puede romper cosas en un ataque de ira porque el dueño mire para él y le haga caso.

Como ves, esto puede ser dañino para una persona que quiere a su perro y ve que efectivamente no está bien. ¿Qué hacer en estos casos?

1- Sienta unas buenas bases, educación

Lo primero que tienes que tratar es de educar a tu perro. Tienes que acostumbrar al perro desde que es pequeño a convivir con más personas y animales, a que tiene que entender que no es lo único y a que no puede acaparar toda tu atención. es la única forma de que no sienta celos cuando llegue un perro nuevo o un bebé.

Para ello, puedes enseñarle a compartir juguetes, pasear con otros perros, que juegue con ellos… Además de la interacción con otros niños.

2- No cambies el comportamiento con tu perro si hay cambios

Si llega otro perro o un nuevo miembro de la familia, es normal que estés liado y que no puedas prestarle la misma atención de antes. Pero lo ideal, es que el perro no lo note. Ayuda que lo sigas tratando exactamente igual, para que no note tanto el cambio y no caiga en los celos.

Por ejemplo, si hace algo malo para llamar tu atención porque te echa de menos, no lo castigues. Es importante que tengas más manga ancha.

3- Muéstrale más atención

Es normal que el perro se sienta desplazado y quiera reclamar tu atención. En ese caso, es importante que le dediques el mismo tiempo a los dos perros, la misma atención. Si lo haces, verás que ya no siente tantos celos. Es cuestión de tiempo que cese esa rivalidad y se hagan amigos.

4- Jerarquía

Esto es más fácil desde que es pequeño. En cualquier caso, es importante que determines que hay una jerarquía y te muestres autoritario. Tú pones las reglas y el perro no puede manejarte a ti. Si no lo haces así se sentirá con poder para hacer lo que quiera… 

5- Trata de que la otra persona (o perro) se lo gane

En el caso de lidiar con un perro celoso, es importante que la persona que lo ha reemplazado o el perro trate de ganarse su cariño. Trata de que jueguen juntos, de que paseen… Así estarán más unidos y ya no lo verán como el enemigo.

Esperamos que estos consejos te hayan resultado de ayuda.

Comparte este artículo