6 claves para que el pelaje de tu perro luzca siempre perfecto

Muchas veces sueles pasar por alto mantener el cabello de tu perro limpio, sano y suave. Este cuidado específico se asocia frecuentemente con el cuidado de la piel y su salud. Esto es así porque un pelo sucio y desaseado es una fuente de problemas tan graves como los parásitos, la sarna, las alergias o la dermatitis.

El pelo de cada raza tiene unas características particulares, pero hay unos cuidados que son aplicables a todos los peludos y que te ayudarán a que tu mascota luzca siempre un pelaje limpio y fuerte, libre de parásitos y que actuará como barrera ante multitud de enfermedades.

Por estos motivos, desde Caño del Obispo, te ofrecemos en este artículo una serie de consejos que puedes seguir y aplicar para que el pelaje de tu perro siempre luzca perfecto.

6 claves para que el pelaje de tu perro luzca siempre perfecto

1.  Alimentación

La alimentación es una pieza fundamental. Una alimentación equilibrada y de calidad ayuda a cuidar la piel y el pelo de tu mascota. El balance apropiado se consigue con carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales, así como los aceites con omega 3, omega 6 y vitamina E.

Pero, si además, tu perro sufre problemas de piel (como dermatitis atópica) puedes proporcionarle productos que le ayudarán notablemente.

2.  Baño

El baño ayuda a cuidar la piel del peludo, que es un órgano esencial en su salud general. Respecto a la frecuencia, hay opiniones diferentes, aunque normalmente lo adecuado es bañar al perro una vez al mes.

A la hora de bañar al perro, debes usar un champú específico para tu mascota, nunca uno de personas ya que la composición de su piel es distinta. En las clínicas veterinarias y tiendas de productos para animales puedes encontrar una multitud de productos diferentes pensados para cada raza de perro y tipo de pelo.

Durante el baño, lo más recomendable es usar agua tibia y masajear bien la piel para estimular la circulación. Un buen aclarado con abundante agua y un secado con toalla es absolutamente necesario para que el resultado del baño sea perfecto.

3.  Cepillado

Se trata de una tarea que debes hacer a diario y desde que son cachorros, para que se acostumbren y lo vean como algo totalmente normal. Hay que hacerlo durante unos minutos, muy especialmente en tiempo de muda. Debes tomarlo como una rutina más y ser consciente de que es una cuestión que afecta tanto a la higiene como a la salud, ya que con esta tarea conseguirás retirar restos de suciedad y agentes malignos del pelo.

Lo primero que debes hacer es comprar un cepillo adecuado para el pelo de tu perro. Para ello, lo mejor es que te dejes aconsejar por el vendedor de una tienda especializada, puesto que podrá asesorarte acerca del tipo de cepillo que más conviene a tu can (con cerdas metálicas, de goma, etc.).

Para llevar a cabo el cepillado completo, tienes que comenzar por eliminar el pelo muerto, generalmente con un peine de cerdas metálicas. Pasarás el cepillo con ligeros movimientos en sentido contrario al nacimiento del pelo. Seguirás peinando pacientemente y sin prisa en contra sentido, especialmente en los lugares donde hay más pelo (cola, zona trasera de las patas, etc.) y después pasarás a cepillar todo el manto hasta conseguir dejar el pelo bien peinado y limpio.

4.  Hidratación

No olvides la importancia que tiene que tu mascota esté siempre muy bien hidratada, pues esto ayuda a combatir la sequedad de la piel. El animal debe tener siempre a su alcance agua limpia, fresca y abundante.

5.  Visitas al veterinario

Las revisiones regulares al veterinario son muy importantes. Aunque tu perro esté en perfectas condiciones, es recomendable llevarlo de manera periódica a la clínica veterinaria para que le sometan a un chequeo general.

6.  Elimina los parásitos

No esperes a ver que tu mascota se rasca o que padece alguna anomalía fruto de un parásito. Toma la costumbre de desparasitarlo normalmente para que esto no ocurra. Ante cualquier duda, consulta a tu veterinario para conocer la frecuencia y el tipo de desparasitante que le puedes dar a tu perro.

Algunos de los antiparasitarios más habituales se presentan en forma de collar, pero otros se pueden tomar como pastillas.

Además de todo esto, tú debes estar pendiente y observar si hay algún cambio en el pelo o en la piel de tu mascota y si existe alguna calva, costra o hinchazón, al igual que si se rasca o se lame alguna zona de su cuerpo.

Esperemos que estos consejos te sirvan de ayuda sobre cómo cuidar el pelo de tu perro para que siempre esté perfecto. Si tienes alguna cuestión sin resolver no dudes en contactar con nosotros, estaremos encantados de ayudarte en todo lo que necesites.

Comparte este artículo