Qué debes saber antes de tener en casa un cachorro de Braco de Weimar

El braco de Weimar, también llamado weimaraner, es una raza de perro que destaca en gran medida por su imponente belleza, pues posee un precioso pelo brillante y una estilizada figura, es imposible no admirarlos cuando se le ve pasear por la calle.

Si estás pensando en tener un Braco de Weimar, es imprescindible que elijas un criador de confianza. En Caño del Obispo podrás encontrar esta raza. En nuestro Centro llevamos varias generaciones dedicándonos a esta labor y nuestra máxima es la atención y el cuidado tanto de las camadas como de sus progenitores.

Orígenes del braco de Weimar

La procedencia de esta raza sigue siendo hoy en día algo confusa, pero todo apunta a que fue fruto del cruce entre Braco Alemán, Pointer, Gran Danés y perro de San Huberto.

Tiene su origen en tierras germanas. Los primeros Weimaraner que se conocen datan del S. XVIII, y pertenecían a Karl August, Gran Duque de Sajonia Weimar-Eisenach. Sus tierras estaban rodeadas por bosques donde abundaban jabalíes, venados, osos y lobos.

El duque adoraba esta raza por su gran instinto cazador y por la valentía que mostraba al defenderse ante un encuentro con algún animal del bosque. El weimaraner fue considerado un perro de buen gusto y solo se les permitía tener perros de esta raza a la alta nobleza.

Características del braco de Weimar

Carácter

Debido a su pasado de perro de muestra y cobro es una raza que aún denota instinto cazador, por lo que olfatear y seguir rastros le encanta. Son muy nobles, familiares, protectores y algo testarudos. Es un animal activo y enérgico, por lo que si estás pensando en pasar largas jornadas de actividad física con él, entonces es tu perro ideal.

Por el contrario, si tiendes a hacer una vida más relajada y algo sedentaria, no es recomendable que tengas un cachorro de braco, pues a la larga podría desarrollar conductas destructivas si no se le ejercita adecuadamente y a diario, tanto física como mentalmente.

Físico

El weimaraner es un braco de pelo corto, aunque también existe una variedad de pelo largo. Tiene una capa gris perlada muy característica que no tiene ninguna otra raza y que a todo el mundo enamora. Es por ello y por ciertas leyendas que también se le ha otorgado el sobrenombre de “fantasma gris”.

Fuerte y resistente de apariencia atlética y con gran capacidad pulmonar, y a la vez es grácil y estilizado. Son perros de tamaño mediano-grande y pueden llegar a ser bastante altos, su altura está entre los 50 y 70 cm. El color de ojos oscila entre ámbar y verde agua marina, pero de cachorros podrás ver que son más azulados.

Cuidados

En cuanto a sus cuidados, lo cierto es que no precisan de una atención especial, salvo quizás vigilar su salud auditiva pues debido a fisionomía de sus orejas algunos ejemplares tienden a sufrir infecciones de oído.

Debes recordar que son criaturas muy inteligentes, sensibles y familiares, no es un animal solitario, todo lo contrario, aman la compañía y sentirse en manada. Sufren especialmente si pasan mucho tiempo solos.

Ahora que ya conoces mejor esta asombrosa raza, queda claro que si estáis decididos a incluir un braco de Weimar en la familia tendréis que poneros en forma, ayudarle a desarrollar su intelecto con diversos juegos y ejercicios y acostumbraros a que os miren por la calle y os pregunten cosas sobre él. Es una raza de perro única que no deja indiferente a nadie; os aseguramos que vais a adorar al nuevo miembro de la familia.

Comparte este artículo