Este es el motivo por el que tu cachorro llora cuando sale de paseo

Un cachorro que llora al pasear es algo que puede poner de los nervios a quien tiene desde hace poco tiempo a su perrito. Es una situación que puede ser frustrante y ante la que muchos propietarios de perros no saben cómo actuar para solucionarla.

Si tu cachorro llora en los paseos es debido fundamentalmente a dos causas: falta de relación con el mundo exterior o ansiedad por el paseo. Y no solo hablamos de llantos, sino también cuando se quedan parados o se muestran reticentes a dar cada paso y hay que tirar de la correa para que se mueva.

Entonces, ¿qué hacer si mi cachorro llora al pasear?

Lo ideal es sacar a pasear al perro 2 veces al día desde que es pequeño en paseos de 15 a 20 minutos. En estos paseos debemos intentar que se relacione con otros perros, con otras personas y haciendo que corra para que experimente el mundo que les rodea. No es suficiente con dejarlo en el jardín de casa, el perro necesita socializar igual que las personas.

Por tanto, si tu perro manifiesta llantos o no quiere pasear debes armarte de paciencia y seguir una rutina establecida cada día hasta que poco a poco se vaya acostumbrando a sus paseos diarios. Cuando se porte bien es interesante reforzar esa actitud con premios como galletitas por ejemplo.

¿Y si se altera por ansiedad por el paseo?

Si tu cachorro llora al pasear por motivos de nervios o ansiedad es importante ignorarlo y no reafirmar esta conducta con caricias para calmarlo. Es muy útil que le pierda el miedo a la correa para que deje de resultar un elemento extraño que le ponga nervioso. Para ello puedes probar poniéndosela 3 o 4 veces al día en casa sin salir para que se vaya acostumbrando.

Si sale a la calle y se pone nervioso, no lo acaricies ni le retes, tan solo lo traes de vuelta a casa arrastrándolo suavemente y vuelves a intentar el paseo más tarde. Poco a poco el cachorro va a aprender y normalizará sus paseos sin llantos ni ladridos.

Los cachorros de Caño del Obispo socializan y comparten su día a día con perritos y humanos desde el minuto 1, por lo que suelen ser más abiertos a entornos nuevos. Seguro que estos consejos pueden controlar el poco tiempo que tu cachorro llore en los paseos.

Comparte este artículo