¿Cómo conseguir la custodia compartida de mi perro en 2022?

Muchos matrimonios y parejas cuando se divorcian tienen dificultades para conseguir un acuerdo sobre cómo compartir los cuidados de su perro. Con la modificación del Código Civil, los animales han pasado de ser “cosas” a ser reconocidos como “seres sintientes” o seres dotados de sensibilidad.

Uno de los cambios que trae consigo esta reforma afecta directamente a las familias y en concreto a los matrimonios, ya que ahora también los animales gozarán de custodia compartida.

En los últimos años, el número de perros ha ido creciendo en España considerablemente. Igualmente, por ello se ha desarrollado una gran sensibilidad hacía sus derechos y necesidades. Por este motivo, la reforma del Código Civil ha sido muy bien recibida por los amantes de los animales. Por primera vez, y a efectos legales, se les considera como seres vivos sintientes, lo que ha dado lugar a varios cambios que afectan a su situación en casos de divorcio o separación.

¿Qué hacer para conseguir la custodia compartida de mi perro?

Si decides divorciarte de tu pareja, debes especificar en el convenio regulador qué sucederá con el perro. A la hora de tomar la determinación, debes tanto tú como tu expareja valorar el interés de todos los miembros de la familia y el bienestar de vuestra mascota.

Si vas a juicio con tu pareja, es muy posible que la decisión judicial no te guste, por ello es muy importante que logres un acuerdo, que, además, se ajustará con mayor facilidad a las circunstancias de cada uno. 

Mediación

En caso de desacuerdo, la mediación es una forma muy buena de conseguir un acuerdo sobre la custodia compartida de tu perro.

Con la orientación de los mediadores, podrás aclarar posibles malentendidos, negociar los aspectos importantes para cada uno de ellos y firmar un acuerdo de mediación que satisfaga los intereses de ambos.

En este proceso puedes negociar todo lo que te preocupa sobre el bienestar de tu mascota: desde cuánto tiempo pasará con cada uno o dónde se hará la entrega tras el período de convivencia, hasta cómo dividir las vacaciones, qué hacer en caso de enfermedad grave o cómo repartir los gastos.

El acuerdo de mediación es totalmente personalizado y de obligado cumplimiento, por lo que puedes presentarlo ante el juez como convenio regulador de la custodia compartida de tu perro.

Obligaciones de ambas partes

El convenio sobre la custodia compartida de tu mascota que se presenta ante el juez debe incluir todo lo relacionado con el bienestar del perro.

Esto quiere decir que debe incluir cuál será el tiempo que cada uno pasa con él o, si vive con uno de los dos, cuál es el régimen de visitas adecuado. Además, tendrás que acordar el dividir los costes originados de su cuidado: veterinario, alimentación, limpieza, etc, y todo aquello que sea importante para seguir disfrutando de forma responsable de su compañía.

El juez debe vigilar que el convenio no sea perjudicial para el bienestar del animal. De lo contrario, podrá solicitar a la pareja que cambie algunos aspectos del acuerdo.

Pero, ¿qué debes considerar si compartes la custodia de tu perro?

¿Qué debes tener en cuenta si tienes custodia compartida?

Si quieres conseguir la custodia compartida de tu perro, es fundamental que tengas en consideración varias cuestiones.

Uno de los asuntos más novedosos, es que el Registro de la Propiedad deja de tener tanto peso como hasta ahora. Esto quiere decir que, si el juez tiene que tomar una decisión sobre la custodia del perro, deberá atender al interés de los miembros de la familia, incluido el de tu mascota independientemente de quién sea el propietario en el Registro de Identificación de Animales.

Como en dichos registros administrativos de mascotas solo puede aparecer un propietario, muchas personas tienen dificultades para ver y cuidar a su perro tras el divorcio o la separación.

Además, el artículo 92 del Código Civil establece que no se dará custodia compartida de los hijos a uno de los progenitores si ha provocado malos tratos a la mascota de la familia o amenace con hacerlo para controlar o victimizar a su expareja o a los hijos.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando las mascotas pertenecen a parejas de hecho?

¿Qué pasa con los perros de las parejas de hecho?

En principio, la reforma del Código Civil solamente se puede aplicar a las parejas casadas, porque son las únicas que se pueden separar o divorciar.

Por ello, en caso de separación, las parejas de hecho pueden tener más complicaciones a la hora de gestionar la custodia compartida de su mascota. Esto se debe a que la legislación civil no contempla este tipo de unión.

A pesar de esto, cabe la posibilidad de que los tribunales apliquen los mismos principios que en el caso de las parejas casadas.

Las parejas de hecho que tienen un perro pueden firmar un contrato de copropiedad, que facilite la custodia compartida en caso de ruptura.

En caso de no llegar a ningún acuerdo, la mediación también puede resultar útil para conseguir un convenio negociado sobre la custodia compartida de tu mascota y, así, evitar ir a juicio por este asunto.

Si tienes alguna duda, ¡pregúntanos! ¡Nosotros te ayudamos sin compromiso!

Comparte este artículo