Consejos para proteger a tu perro del calor

Las altas temperaturas, es decir, el calor puede tener unas consecuencias muy negativas para tu mascota. Y por ello hay que estar pendientes a su sensibilidad con el aumento de estas y a su hidratación.

Entonces, ¿qué debemos hacer para protegerlos en verano? En Del Caño del Obispo te explicamos los principales consejos para proteger a tu perro del calor.

5 recomendaciones para evitar que tu perro sufra el calor del verano

Existen muchas formas para proteger a tu compañero perruno, nosotros te traemos 5 consejos para sobrellevar el verano mejor:

  1. No salgas a pasear con tu perro durante las horas de más calor. Hay que evitar pasear a tu perro entre las 11 del mediodía y las cuatro de la tarde. En su lugar, hazlo por la mañana temprano o al anochecer. Si no puedes evitar pasearle a estar horas, hazlo por la sombra y durante poco tiempo.
  2. Procura que tu mascota tenga agua fresca a su alcance, aunque no haga calor. Los perros pueden sobrevivir a la falta de comida, pero no a la deshidratación. El agua debe cambiarse cada cierto tiempo para que esté limpia y fresca.
  3. Si te vas de viaje con tu mascota, procura que el vehículo esté bien ventilado. es importante realizar varias paradas para que el animal pueda salir y airearse. Además, lleva toallas húmedas y agua de sobra por si tu mascota necesita refrescarse.
  4. Refresca la cabeza y el cuello de tu mascota con agua si ves que pasa mucho calor.
  5. Recorta el pelo de tu mascota. En los meses de calor es mejor que recortes el pelaje de tu perro, pero sin dejárselo demasiado corto. El manto peludo protege a las mascotas de las inclemencias climatológica. En verano actúa de protector solar.

¿Y si no tengo cuidado con el calor para mi perro?

Los perros y los humanos no tienen las mismas capacidades de sudoración, por lo que tienen más dificultades para regular su temperatura corporal.  Pero, al igual que los humanos, los efectos del calor se hacen presentes en su cuerpo y estado de ánimo.

La peor de las consecuencias y la más habitual es sufrir un golpe de calor. El golpe de calor en tu perro debes considerarlo siempre una urgencia veterinaria.

Se ocasiona por un fallo agudo del sistema de termorregulación provocado por una subida brusca de la temperatura del cuerpo del animal. El organismo del perro no es capaz de compensarla y eso se traduce en una disfunción multiorgánica que puede tener graves consecuencias.

Aunque el golpe de calor puede deberse a otros factores, independientemente de factores externos: la anotomía de algunas razas, la edad, el sobrepeso y algunas enfermedades.

En Del Caño del Obispo sabemos lo importante que es para ti tu compañero perruno. Disfruta del verano al completo y protegiendo a tu perrete.

Comparte este artículo