¿Cómo es vivir con un perro durante el embarazo?

Una preocupación muy habitual entre las mujeres embarazadas que tienen un perro como mascota es que muchas de ellas creen que la gestación y la convivencia con el animal no son compatibles. No obstante, numerosos estudios indican que los canes pueden ser beneficiosos durante el embarazo en muchos aspectos.

En estos casos, además, es normal que la futura madre se pregunte cómo su mascota recibirá al nuevo miembro de la familia y si la convivencia entre bebé y perro será difícil. 

Por ello, desde Caño del Obispo, abordamos en este artículo todos los aspectos que debes tener en cuenta sobre la relación entre perro y embarazo.

Perro y embarazo: ¿Qué precauciones debo tener?

La convivencia con tu perro no debe interrumpirse estando embarazada, pero es adecuado que debes tomar ciertas precauciones.

Lo aconsejable es que, una vez que confirmes tu embarazo, le digas a tu ginecólogo que vives con un perro.

Después de esto, es recomendable que lleves a tu peludo a una revisión para corroborar que su cartilla de vacunación está al día. Igualmente, el veterinario te dará algunos tips para que puedas preparar a tu perro para la llegada del bebé y te explicará cómo convertir la relación entre bebés y mascotas en positiva para ambos desde el primer momento.

Beneficios de convivir con un perro durante tu embarazo

Los perros necesitan salir a pasear a diario, esta simple actividad ayudará a que la embarazada haga ejercicio cardiovascular regularmente, sin apenas darse cuenta. Saliendo a caminar todos los días podrá evitar el sobrepeso y la obesidad, que incrementan el riesgo de nacimientos prematuros, complicaciones durante el parto, y problemas de salud en el feto.

Esto sí, se aconseja tener especial cuidado con los movimientos de los perros durante los juegos para prevenir accidentes que podrían implicar traumatismos en la barriga de la gestante.

Otra de las razones fundamentales para no separarte de tu perro es la felicidad que te aporta. La constante compañía y el cariño que puede darte tu mascota reduce el riesgo de padecer depresión y estrés en las embarazadas, además de favorecer la liberación de endorfinas, sustancias químicas que proporcionan sensación de felicidad.

Igualmente existen beneficios después del parto, ya que los bebés que conviven con perros crecen más sanos y fuertes, al estar en contacto con un mayor número de bacterias que les ayudan a fortalecer sus defensas.

¿Cómo evitar riesgos si la embarazada vive con un perro?

Durante el embarazo es fundamental mantener unas medidas adecuadas de higiene en la mascota para evitar riesgos.

Entre estas pautas se encuentra evitar que la embarazada se encargue de la limpieza de las heces del perro. En caso de que no sea posible, deberá hacerlo cuidadosamente con unos guantes, ya que existe una parásito helminto muy habitual en los excrementos de los peludos denominado toxocara, que podría causarle a la embarazada problemas de salud, aunque el riesgo de infección es mínimo.

Igualmente, la embaraza no debe exponerse a los lamidos de los canes o al contacto con la boca del animal, pues en ella residen una gran cantidad de bacterias y parásitos. Además debes tener especial cuidado con la comida de la gestante para prevenir que el perro contamine los alimentos.

A modo de resumen, estos son los cuidados que debes tener con tu perro durante el embarazo:

  • Cuida que tu mascota esté sana y controlada periódicamente por el veterinario. Si quieres puedes hacerle una revisión completa cuando confirmes tu embarazo.
  • Evita que el animal olisquee o chupe la comida de la familia.
  • Tras tocar al perro, la embarazada debe lavarse bien las manos, en especial si va a comer o a manipular alimentos.
  • Se recomienda que, durante los meses que dura el embarazo, no sea la gestante quien se encargue de la limpieza de las mascotas o de sus enseres. En caso de tener que hacerlo conviene que sea especialmente cuidadosa, use guantes y se lave bien las manos.

Ahora bien, pero ¿cómo debes preparar a tu perro para la llegada del bebé?

Prepara a tu perro para la llegada del bebé

La llegada de un bebé altera la rutina de toda la familia, también de las mascotas. No obstante, la relación entre los más pequeños y los perros suele ser positiva y enriquecedora y tiene muchos beneficios:

  • La convivencia entre bebé y mascota hace que los niños se inmunicen antes y tengan menos riesgo de tener alergias.
  • A nivel emocional, los convierte en más empáticos con su entorno y en más responsables.
  • Cuidar de forma conjunta al bebé y al perro favorece que los primeros desarrollen mejor su sistema psicomotor.

Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda si estás esperando a un bebé y tienes perro. No obstante, si tienes alguna pregunta sin responder no dudes en preguntarnos, estaremos encantados de ayudarte en lo que necesites.

Comparte este artículo