3 Errores que cometemos los propietarios de perros

Existen muchas formas de tratar a nuestros compañeros peludos, y en el hecho de que lo tratemos bien entran muchas rutinas que posiblemente no estén tan bien. Existen muchas formas de tratar a nuestros compañeros peludos, pero la mejor es evitando el tratarlos como cosas que no son.

¿Sabes de qué estamos hablando? En Caño del Obispo te lo explicamos.

Los 3 errores más comunes a la hora de tratar a nuestro perrete

Dejando de lado aquellas prácticas que pueden ser perjudiciales para la salud o integridad de nuestro perrete, existen ciertas actitudes y comportamientos con nuestra mascota, que podrían ser considerados como errores.

Siempre que hablemos de errores, nos referimos a una serie de pautas incorrectas que pueden sentar las bases de algunos comportamientos o formas de actuar que pueden afectar a cosas tan simples como a la forma de educarlo.

1. Humanizar a nuestro perro

Nuestro perro, es un perro y seguirá siendo nuestro perro. Y seguramente nunca le falte nuestro cariño. Por eso debes saber que no podemos olvidarnos que, aunque es un miembro más de nuestra familia, es un animal que debe comportarse como tal. Nada de vestirlo con ropita cuqui o hablarle como si fuera tu hijo de 3 años.

2. Darle de nuestra comida

Y mucho peor cuando estamos comiendo en la mesa. Tener a tu perro exigiendo comida es el resultado de haberle dado antes. Lo que te planteamos en este punto no es solo la idea de que te moleste a ti, sino lo que puede causar en el resto. No sólo tienes que pensar si te molesta o por el contrario no te importa que lo haga: piensa que esa actitud la tendrá también con otras personas que vengan a tu casa a comer o cenar, y tal vez a ellos no les siente bien. 

Además de dejar claro que la comida de humanos es para humanos, sino le generaremos un daño en la salud de nuestro compañero peludo.

3. Esperar a que tu perro razone como un humano

El perro es un animal inteligente, pero por un lado, no sabe leer tu mente de dueño responsable, ni tampoco sabe llegar a razonamientos de humano por sí mismo. Por ello, hay que evitar el asumir que procesos de asociación que haríamos nosotros los tendrá tu perro. Si le has dado una zapatilla para que muerda porque está vieja y usada, es probable que tu perro cada vez que vea una zapatilla entienda que puede morderla, porque la asociación de nuevo no la puede hacer solo.Como verás a priori no son pautas ni acciones malas que generen un daño directo sobre nuestro perro, pero debemos tener cuidado y así aseguramos una correcta convivencia y reforzamos nuestra relación con nuestro compañero peludo.

Comparte este artículo