¿Qué cambios para tener un perro trae la Ley de Bienestar Animal de 2022?

Durante el pasado mes de febrero se aprobó el anteproyecto de la Ley de Protección Animal, que se irá modificando en su texto final durante los próximos meses para cerrarlo antes de que acabe el año.

Esto supone un gran avance, tanto que tener un perro en 2022 se va a parecer poco a poseerlo en los años anteriores y de hecho ya a principios de año se hicieron cambios para que los animales pasasen de ser muebles a seres sintientes, como podemos ver en este artículo que redactamos en Caño del Obispo.

¿En qué nos afecta a los dueños de los perros?

Este anteproyecto es muy amplio y ambicioso. De hecho, abarca una gran cantidad de aspectos sobre nuestra relación con los animales, aunque se ha conocido como ley para tener un perro debido a los cambios que realiza en este aspecto.

Habrá que hacer un curso si queremos poseer un perro

Una de las medidas que más polémica ha generado en la Ley de Bienestar Animal para tener un perro es que habrá que hacer un curso, tanto si el animal ya lleva años con nosotros como si lo acabamos de comprar o adoptar.

Hasta ahora, y por declaraciones de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, lo que sabemos es que se tratará de un curso online de una hora de duración, sencillo y gratis, que no tendrá una dificultad especial.

El que sea online es bueno para facilitar su realización, pero muchas personas mayores dueñas de perros es posible que tengan problemas para hacerlo y habría que pensar en una solución.

Seguro de responsabilidad civil para cualquier perro

Los seguros de responsabilidad civil solo eran obligatorios para los perros catalogados como “potencialmente peligrosos”, al menos en la mayoría de las comunidades autónomas.

Así, uno de los cambios más importantes y el que va a complicar tener un perro en 2022 es que todos los propietarios tendrán que suscribir este tipo de seguro, tanto si poseen un mastín de 60 kilos como si es un chihuahua.

Es cierto que no es caro, pero será otro gasto más a sumar y burocracia añadida para tener un perro, aunque a la vez estaremos protegidos ante cualquier problema que cause nuestro mejor amigo.

DNI para perros

Otro de los cambios de los que se ha hablado mucho es del DNI para perros, que será obligatorio y aún no se sabe en qué forma se hará.

Aunque a los medios les ha llamado la atención, lo cierto es que este no es algo rompedor, pues todos nuestros animales llevan el microchip desde hace décadas.

Lo que ocurre es que no es demasiado efectivo si el perro cambia de comunidad autónoma. Por ejemplo, si nuestro mejor amigo se escapa en Castilla la Mancha y termina en Andalucía, las bases de datos tienen problemas para encontrar a los dueños.

Se ha pensado en hacer una nacional al fin y en dotar al animal de una especie de tarjeta en la que se almacenen todos los cambios de dueño en un código QR con el fin de saber cuál es el propietario en ese momento.

Está por ver si esta medida será mejor que el microchip, el cual no ha conseguido terminar con los abandonos.

Sacrificio cero

De entre todos los cambios que trae esta ley, uno de los más celebrados por los amantes de los animales es la de sacrificio cero, por lo que se acaba con la política de eutanasia sistemática de perros abandonados que se llevaba a cabo hasta ahora.

Con la entrada en vigor de la ley, el sacrificio en los perros solo estará justificado para evitar su sufrimiento y bajo control veterinario, como hacemos ahora los amantes de estas mascotas.

Las perreras ya no serán centros de entrada y sacrificio de animales, que tampoco se podrán eliminar porque estén enfermos si su problema tiene tratamiento o por un mal comportamiento, si este se puede reconducir con la participación de un especialista.

Se termina la venta de perros en las tiendas

Es cierto que cada vez quedan menos “pajarerías”, como se han conocido siempre a las tiendas de animales en España. De hecho, antes era común verlas en todos los centros comerciales y en este momento ya no están, en parte por el auge de la compra online de comida y accesorios.

Ahora, la ley para tener un perro impide que se vendan en tiendas (no se podrá vender ningún tipo de animal) y si queremos comprar uno deberemos acudir a un criador autorizado, algo que, por otra parte, ya era la decisión más acertada. En el caso de los particulares, los animales se tendrán que ceder de manera gratuita y siempre con un contrato firmado por ambas partes en que la cesión quede reflejada con los datos de las dos personas y los del animal, como por ejemplo su DNI.

Comparte este artículo