El mejor método de adiestramiento para tu perro

Adiestrar a tu compañero peludo puede llegar a resultar bastante complejo, porque nadie te enseña a cómo hacerlo. Pero para eso estamos nosotros. En Caño del Obispo te explicamos paso a paso los consejos que te ayudarán en el proceso de adiestramiento canino.

¿Cuál es el mejor método de adiestramiento de tu perro?

Es difícil conocer las claves para adiestrar correctamente a un perro, para que el entrenamiento sea positivo para nuestra mascota y lo más importante, para hacer que aprenda correctamente.

El mejor método en realidad reside en saber que hay cosas que no debes hacer:

  • No grites, regañes o pegues a tu perro. El castigo físico o psicológico no es efectivo, está más que demostrado y es una crueldad.
  • Nunca desesperes. El adiestramiento de un perro conlleva tiempo, deberás tener mucha paciencia. Con unos más que otros.
  • No utilices collares de ahogo o tortura, es una crueldad innecesaria. Existen mil formas efectivas de adiestrar un perro y ninguna de ellas se realiza mediante castigos o torturas.
  • Nunca utilices diferentes formas para dirigirte a él, llámalo siempre por su nombre y después dale la orden.
  • No estés demasiado tiempo en cada sesión de adiestramiento, debes hacer que le guste y para eso no tiene que aburrirse. Es preferible hacer varias sesiones cortas que una larga.

La metodología básica, pero efectiva para el adiestramiento de tu perro

El adiestramiento de nuestro compañero debemos realizarlo de forma constante, es decir, realizar un trabajo de entrenamiento tres o cuatro veces por semana, de forma continua y perseverante.

Para realizar las sesiones de entrenamiento debemos elegir un lugar tranquilo, donde ningún otro perro nos distraiga.

Y debemos llevar premios para premiar a nuestro perro cuando haga bien los ejercicios, galletas para perros, trozos de salchichas o de pan, pueden ser unos premios perfectos. Los mimos y caricias también son buenos premios para complementar con los premios en forma de alimento. Además, no podemos olvidar el felicitar con entusiasmo y verbalmente cuando realice bien un ejercicio, porque ayuda al refuerzo positivo.

Y recuerda lo más básico es mantener las pautas:

–        No cambiar el nombre de la orden.

–        Si se equivoca, volvemos a empezar.

–        Si lo hace bien recompensamos.

–        Las sesiones de entrenamiento no deben durar más de 20 minutos.

Se trata de un sistema básico, pero no por ello de fácil ejecución. ¿Lo pondrás en práctica?

Comparte este artículo