Nosotros

Caño del Obispo es un centro canino familiar, con dos generaciones dedicadas en cuerpo y alma al apasionante mundo de los perros. Unos animales que dan todo sin pedir nada a cambio.

 

José Antonio, propietario de este núcleo zoológico, comenzó esta aventura para llevar a cabo la que era su verdadera vocación. Con el paso de los años, su hijo, empapado por el respeto y la devoción que veía en su padre, siguió sus pasos. Y así, poco a poco, con mucha ilusión y profesionalidad, fueron ampliando su proyecto con mejores instalaciones, mejores ejemplares y un equipo humano de gran nivel.

La experiencia adquirida durante todo este tiempo, ha ayudado a que muchas familias hayan elegido Caño del Obispo para elegir a su nuevo miembro. Esto cumple el objetivo de que cada vez sean más, por un lado, las personas que disfrutan de un amor canino incondicional, y por otro, las que aprenden a respetar a estos magníficos animales.