Frío en cachorros: cuándo tener cuidado al sacarlo de casa

La estación en la que nos encontramos actualmente, el invierno, puede que nos preocupe por nuestro pequeño perrete a la hora de los paseos y, sobre todo, si se trata de un cachorrito que son los más frioleros, así como los pequeños o con el pelo corto.

¿Pasan frío los perros o es un mito?

Pues efectivamente, los peludos también sienten el frío, se constipan y sus almohadillas, al igual que a los humanos nos pasa con los dedos helados, se resienten con estos temporales hasta el punto de sufrir quemaduras, ya sea por el hielo o por la sal que se echa después de las heladas. Por lo que, si tienes un cachorrito y dudas, él también tiene frío, lo recomendable es reducir sus paseos (o hacerlos en horas con mejor temperatura) y comprarle ropa de abrigo.

Lo que debemos evitar es que nuestro peludo duerma o pase mucho tiempo fuera, sin ningún tipo de protección. Si nuestra mascota está en casa, donde están el resto de familiares y la calefacción está activada a unos veinte grados, no es necesario que lleve el abrigo, pero al salir sí que debemos ponerle algo. Lo más sencillo es aplicar la lógica y asimilarlo al humano, así sabremos si necesita un extra de protección o no.

Cuándo pasear a mi perro si hace frío en el exterior

Cachorros

Tanto los perros de raza pequeña como los cachorros sufren más que el resto, sobre todo si tienen el pelo corto y las patas cortas. Esto se debe a que su barriguita se encuentra más cerca del suelo y notan antes el frío.

Cuando el termómetro marque unos 7 grados, los perretes ya empiezan a tener bastante frío, por lo que si ves esta temperatura es mejor que no los saques de su sitio en el que están a salvo y cómodos. Lo mejor es sacarlos a pasear cuando haga más calor y que en las horas más frías se mantengan calentitos en su hogar.

Si van a salir a esas horas en las que hace frío, lo mejor es ponerle el abrigo y secarles las patitas al entrar a casa para que entre en calor a través de sus almohadillas, que es lo que siempre toca el suelo y normalmente está mojado del rocío.

Cachorros que tienen alguna enfermedad

En este caso, son bastante más débiles, por lo que es mejor que el tiempo que pasemos en la calle sea más corto de lo normal. Una idea es que en lugar de realizar un paseo de los que se hacían con antelación a su malestar, lo dejemos en la mitad.

Otra opción es que mientras estamos en la calle lleven ropa que les abrigue y no esté parado durante mucho tiempo, sino que mientras que estemos fuera estemos jugando, andando o corriendo. Si tenemos que pararnos, deberemos ofrecerle un lugar cómodo y caliente, para que no le dé tiempo a pasar frío.

Al llegar a casa es importante que lo sequemos, porque el frío hace que haya cierta niebla que empape a nuestra mascota.

Cuidados especiales

Las orejas y las almohadillas de los cachorros deben estar protegidas cuando hace frío fuera. Con la lluvia y el frío es muy fácil que nuestro perro contraiga otitis y las almohadillas pueden dolerles si el paseo es demasiado largo.

Es necesario que tengan las orejas secas por dentro cuando regresemos a casa y echarles cera en las almohadillas para que no se escurran. Esto hará que estén hidratadas, ya que cuando son cachorros tienden a ser más torpes que de costumbre. También regenera la base de las patas y evita que se produzcan rasguños.

¿Cómo sé si mi cachorro tiene frío?

  • Temblores continuos: los perros tienen frío si empiezan a tiritar, es decir, como nosotros. Su cuerpo reacciona así ante el frío con el fin de calentarse.
  • Cuerpo frío: si las orejas de los pequeños están frías, sobre todo en la parte del final, es que tienen bastante frío. Es el momento perfecto para echarles una mantita o ponerles el abrigo.
  • Se acurrucan: si está colocado en forma de rosca, es que tiene mucho frío y está intentando calentarse.
  • Lloran de manera continua: si empiezan a quejarse, ya sea ladrando o haciendo lloriqueos es porque tienen frío, especialmente si en el lugar en el que está es un lugar frío.

En Caño del Obispo tenemos la experiencia necesaria para resolver todas las dudas que tengas sobre cualquier pequeñín. Lo más importante es que quieras tenerlo y lo integres como un miembro más de la familia, con eso harás a tu perro el más feliz del mundo.

Tener una mascota supone asumir una serie de responsabilidades y poseer ciertos conocimientos que hagan su vida más fácil. En invierno, al igual que los humanos, los perros pasan frío y necesitan también su abriguito y reducir sus paseos, por lo que si cumples este tipo de advertencias, no notará que ha llegado el invierno.

Comparte este artículo