Cómo llevar a tu perro en el coche, según la DGT

Es posible que no seas consciente de que lo que para tu perro pueda parecer comodidad, para la normativa de tráfico supone un peligro en la conducción. Tanto para la seguridad del animal como la tuya misma.

Entonces, ¿sabes cómo llevar a tu perro seguro en tu coche?

Viajar en el coche con el perro, normativa y requisitos

Llevar a tu perro en el coche tendría que ser una tarea fácil. Ahora más que llega el periodo de vacaciones y nuestros acompañantes caninos también merecen respirar el aire veraniego. Sin embargo, parece que hemos olvidado algunas cosas que hay que tener en cuenta.

Según la normativa de la DGT, se debe asegurar la libertad de movimiento del conductor y debe mantener el campo de visión despejado y la atención continua en la conducción. En otras palabras: el animal no debe ir en ningún momento suelto, ante la posibilidad de interrupción o distracción durante la conducción, por la seguridad de ambos.

Además, le sumamos que en caso de tener un accidente y que tu perro no esté atado o en un transportín la seguridad es nula.

¿Cómo sabemos qué protección necesita nuestro perro?

Para apostar por una circulación segura, primero debemos saber cómo tiene que estar nuestro perro atado. O si tiene que estarlo. Pues bien, las recomendaciones de la DGT se orientan en función del tamaño de nuestro acompañante canino.

De esta forma, hay dos tipos: los que van en transportín y los que van anclados al cinturón con arnés.

También está la opción de las rejillas, que no son excluyentes. Y aunque la DGT recomienda el uso de rejillas separadoras, no son obligatorias.

¿Qué debo utilizar si tengo perro pequeño?

Si tu perro es de tamaño pequeño, lo mejor será que utilices un transportín rígido. Para una mayor seguridad y evitar que se mueva en caso de colisión se debe colocar tras el asiento del conductor, en el suelo.

¿Cómo proteger a perros de tamaño medio o un poco más grandes?

Si tu perro es de un tamaño medio, se te permite que vaya fuera de un transportín, pero siempre haciendo uso de arnés y anclaje al cinturón. En este caso, la DGT  no estipula un modelo concreto, pero sí que recomienda los arneses de doble anclaje. Este tipo de arneses ofrecen una mayor protección para todos.

Y si mi perro es de un tamaño mayor, ¿puedo llevarlo conmigo?

Sí. En este tipo de caso, donde los perros pueden llegar a ser gigantes, se debe hacer uso de un transportín que se abra lateralmente. Y si te preguntas ¿cómo se pone un transportín de estas características? La DGT indica que debe colocarse en orientación transversal a la dirección. Esto es, ponerlo en horizontal sobre el suelo del maletero para una mayor sujeción.

Bajo ningún concepto es buena idea colocar el transportín sobre los asientos y atado al cinturón de seguridad, ya que el transportín destroza los puntos de sujeción del cinturón. Además, se rompe su parte superior. El animal sufre lesiones muy graves y los ocupantes del vehículo soportan cargas importantes.

En el caso de no cumplir con estas normativas se entiende que se infringen las normas de seguridad en la circulación y conducción. Así, se expone a multas de un mínimo de 500 euros y hasta la retirada de puntos del carnet. 

Aunque aquí, en Del Caño del Obispo, lo que nos preocupa es la seguridad de tu perro y la tuya. Ahora ya lo sabes. Disfruta seguro de tus vacaciones junto al mejor acompañante de viajes.

Comparte este artículo