¿Cuánto espacio necesita un perro en casa según su tamaño?

Si vamos a cambiarnos de hogar o acoger a una mascota debemos atender a uno de los aspectos más importantes: revisar que esté cómoda toda nuestra familia y, cómo no, nuestro amigo peludo, obviamente. Existe un pensamiento común de que cuanto más grande sea un perrete, más grande deberá ser la casa e incluso contar con un jardín especialmente para ellos, pero esto también incluye sus necesidades básicas como los paseos diarios.

Perros ideales para casas grandes con mucho espacio

En un piso o casa de grandes dimensiones y que incluye patio, terraza o jardín podrás tener cualquier tipo de perro. De hecho, en Caño del Obispo, somos especialistas en la crianza de muchas razas que pueden adecuarse a cualquier tipo de casa. No tendrás problema en que tu pequeño te acompañe si tienes este tipo de casa, pero es cierto que, ya que dispones de una casa amplia, podrás optar por razas como un pastor blanco suizo, un husky siberano o un braco de Weimar.

Si tienes este tipo de espacio también puedes aprovechar para tener perros que sueltan pelos o son más activos, pero no olvides educarlo y darle cariño: no es simplemente dejar a nuestra mascota en el jardín durante horas y no jugar con ella o acompañarla, sino que la actividad física con su dueño y el cariño del resto de familiares son lo primordial.

Un border collie es también una buena opción, ya que en el jardín y en las zonas en las que se sitúa podrá estar plenamente feliz y con espacio para correr y jugar.

Perros perfectos para casas de tamaño mediano

Si vivís en una casa mediana no tenéis por qué preocuparos, ya que podéis tener la mayoría de razas en casa.

Es cierto que una casa mediana en la que viven muchas personas puede convertirse en un lugar en el que no hay mucho sitio, ni para el peludo ni para las personas. Pero si está bien distribuido, cualquier raza puede estar entre vosotros.

Perros como los que hemos dicho anteriormente u otros como el Golden retriever también son perfectos para estas casas. No te preocupes si no dispones de espacios exteriores, ya que si tiene suficiente sitio y salen fuera de casa en sus paseos diarios, no tendrían problemas.

Lo que no debes olvidar es que un perro necesita salir, así como una atención especial y sentirse parte de la familia. Si tienen mucho sitio pero no recibe cariño ni realiza ejercicio, es preferible que cuente con un espacio algo menor y que se sienta contento y querido.

Perros que no necesitan un espacio grande, para casas pequeñas

Los perros de tamaño pequeño, los medianos y los grandes que se caracterizan por ser tranquilos e incluso los que ya son más mayores pueden ser perfectamente felices en un piso, estudio o casa pequeña. Lo cierto es que deben tener un carácter calmado, ser más bien pachones, para que se sientan cómodos en un espacio reducido.

Esto no se debe confundir con que al ser mayores no deben salir de paseo: deberíamos sacarles a pasear unas tres veces al día, como si fuera un cachorro o cualquier otro. Esto es importante, ya que hay perros que no son precisamente grandes, como los que son tipo podenco, que no tiene nada que ver su carácter con el tamaño. Son perros de caza, que se asocian con necesidades muy altas de actividad, pero si esto lo cumplimos, al llegar a casa estarán calmados y contentos.

Son perros que en el interior del hogar se muestran muy cariñosos y tranquilos (de hecho, duermen mucho), pero siempre y cuando hayan hecho su actividad física diaria. Lo más curioso de este tipo de perro, es que no tiene nada que ver cómo se comportan fuera a cómo lo hacen dentro de su hogar. Los perros que son tipo podenco, los Jack russel o teckel son perfectos para tenerlos en cualquier tipo de casa.

¿Puedo tener un perro grande si tengo una casa pequeña?

Como hemos dicho, depende del carácter del perro, pero obviamente, si es de grandes dimensiones y nos encontramos en un estudio en el que también tenemos que incluir que una persona viva de manera cómoda, debemos pensar si tenerlo o no. Lo mejor en este caso sería descartarlo.

Algo que funciona muy bien es ver al peludo como un miembro más: así calcularás genial su espacio, y no te olvides de que necesitan cariño, momentos de juego y su dosis diaria de actividad física. También lo debes llevar al veterinario si algo no va bien y revisar periódicamente si come bien y si la caída del pelo se produce de manera regular.

Tener un perrete en casa da vida, por lo que puedes decantarte por varias opciones y empezar una nueva vida con él. Sea cual sea su raza o tamaño, seguro que se siente uno más si nota que el sitio en el que vive es su hogar.

Comparte este artículo