¿Sienten emociones los perros?

Hay veces en las que se dice que los perros entienden tanto como las personas. Pero, ¿de verdad sienten emociones los canes? Lo cierto es que sí y no solo eso, sino que el estado de ánimo de las personas también les afecta.

Los perros y las emociones

Los perros son muy inteligentes. Tienen un comportamiento con el que llegan a convertirse en un miembro más de la familia en muy poco tiempo, porque se les coge mucho cariño y amor. Y eso ocurre, en parte, porque son capaces de sentir.

Estos animales pueden detectar emociones. Son capaces de leer las expresiones faciales de uno mismo e incluso el tono de voz, para saber si está triste o contento, consiguiendo empatizar mucho con su dueño.

Claro que, un estudio desarrollado por la universidad de Psicología de Lincoln ha ido más allá y nos ha confirmado que estas mascotas pueden combinar la información procedente de varios sentidos para crear una representación mental y conocer más en detalle cómo se siente su dueño.

A lo largo de estos miles de años, los perros han evolucionado junto con las personas y también su capacidad para percibir lo que sentimos, por lo que pueden extraer la información sensorial emocional de cada miembro de la familia en todo momento.

Pueden reconocer distintas emociones como la tristeza, la alegría… Incluso el olfato del perro puede determinar si una persona tiene miedo o ansiedad. Al igual que si se produce una separación, dado que se siente vacío y echa de menos a su dueño.

Mejora en los casos en los que existe un vínculo más grande. Si el perro conoce más a una persona, sabrá identificar en todo momento cómo se siente. No pasará lo mismo con un completo desconocido, pero sí con su principal compañero.

Todo ese tiempo que pasamos junto con nuestras mascotas nos permiten comunicarnos emocionalmente y crear un vínculo. Y, al detectar cómo nos sentimos, el animal se comporta en base a ello.

Si sabe que su dueño está triste, puede que se muestre igual. Porque no solo los estados de alegría son contagiosos a base de saltos o de lametazos, también puede ser el estado de tristeza, si se sienta a dormir, se va o llora.

Los perros entienden tanto que debemos tener siempre un vínculo equilibrado. Porque además, si estás pasando por una mala racha, puede que tu mejor amigo te ayude a superarlo.

¿Sabías que los perros tienen emociones? ¿Te ha sorprendido alguna vez el tuyo con su comportamiento?

Comparte este artículo