¿Desde cuándo somos amigos los perros y los humanos?

El perro es el mejor amigo del hombre.

Siempre se ha dicho eso… ¿o no?

La relación entre humanos y perros viene desde la Prehistoria, ¡imagina cuánto tiempo llevamos cuidándonos mutuamente!

Son casi 400 las razas de perro que hay en el mundo, siendo el animal doméstico más diverso. ¿Pero de dónde viene esto?

La historia de la relación entre perros y humanos

Varios estudios científicos sugieren que la relación entre humanos y perros proviene de la Prehistoria, cuando todavía nos dedicábamos a cazar y a recolectar para sobrevivir.

Aproximadamente, se estima que la amistad entre especies tenga entre 12.000 y 40.000 años (¡casi nada!).

Un estudio de la Universidad de Oxford indica que la domesticación de estos animales se produjo, de forma casi simultánea, en varios sitios a la vez a partir de las especies de lobo autóctonas.

No es extraño darse cuenta que el perro viene del lobo, ya que la mayoría de ellos tienen características comunes pero… ¿por qué decidimos domesticar a estos animales?

La domesticación del lobo

¿Cómo pudo acabar un animal tan esquivo como el lobo con los seres humanos? La teoría general sugiere que estos animales se acostumbraron a buscar en la basura de los humanos prehistóricos. La gente de aquel entonces se volvió común para estos cánidos, y con el paso de los decenios y los siglos acabaron viviendo juntos.

Por un lado, los humanos ganaron protección, vigilancia y ayuda en la caza, fundamentales en aquellas épocas.

Por otro, los lobos conseguían protección también, refugio y comida más a menudo que en estado salvaje.

¿Quién acabó ganando más? Es difícil de saber, pero ambas especies se beneficiaron mutuamente de las habilidades de la otra.

Del lobo al perro

El paso del lobo al husky siberiano parece sencillo de apreciar. ¿Pero y con el pomerania o el chihuahua?

La crianza y el cruce selectivo (o involuntario, en épocas más antiguas) ha promovido diversificación de especies.

Algunas atienden a factores de funcionalidad (es más sencillo de alimentar y tiene más movilidad para cazar un perro sabueso pequeño que uno grande), otras, a elementos estéticos.

A pesar de esto, según la ciencia, todos los perros tienen más cosas en común entre ellos que entre ellos y los lobos. Esto parece indicar, por tanto, que la mayoría de perretes provienen de un antecesor común.

Una relación de amistad que perdura en el tiempo

Ahora, la mayoría de personas no caza ni tiene necesidad de contar con un perro para que les protejan.

Sin embargo, estos animales siguen aportándonos cariño, cuidados, atención y amor desinteresado.

Ellos nos dan todo eso sin pedir nada a cambio. Por tanto, es nuestra responsabilidad devolver todo eso y seguir queriendo y cuidando a nuestros peludos.

Comparte este artículo