Perros y niños: cosas que debes tener en cuenta

Tarde o temprano, si tenemos niños pequeños vamos a tener que enfrentarnos a ese momento.

La fascinación que los animales despiertan en los niños y niñas provoca que quieran tener una mascota. Y, casi siempre, esa mascota es un perrito.

Pero antes de llevar a un perro a casa para cumplir con el sueño del niño o la niña, hay que tener en cuenta varias cosas importantes. Al tener un perro para niños se suele olvidar que se trata de un ser vivo, de un animal que tiene necesidades y que hay que cuidarlo y darle todo el cariño que necesita.

Perros y niños, un capricho que puede salir caro

Antes de traer el perro a casa, hay que tener claro que hay que cuidarlo. Una mascota no es un juguete y además de esos momentos de diversión y alegría que siempre traen con ellas, llegan también con una buena cantidad de obligaciones.

Además, un perro crece. Y dependiendo de la raza, puede alcanzar un tamaño considerable.

El perro tiene que comer todos los días, así que hay que saber que esto conlleva un gasto importante. La alimentación ha de ser la adecuada para su tamaño y raza y no vale cualquier cosa. Una alimentación adecuada es necesaria para que esté sano y feliz.

Otra de las cosas que no se suele tener en cuenta a la hora de tener un perro en casa para que el niño esté feliz, es que se tiene que pasear al menos dos veces al día. Y eso, cuando no son más veces.

Un perro necesita salir, despejarse y correr igual que cualquiera de nosotros. Una obligación que parece no ser muy pesada, pero que hay que cumplir inevitablemente.

Llueva o nieve, haga calor o frío, hay que salir a la calle para que haga sus necesidades y se ejercite. No vale no tener ganas, ya que es necesario sacar a pasear al perro al menos dos veces al día. Y siempre que sea posible, hay que dejar que corra y pueda hacer el ejercicio que necesita.

Un parque canino es siempre una buena opción, ya que puede ir suelto y socializar con otros perros. No lo olvides.

Otra de las cosas que se ha de saber es que un perro necesita ir al veterinario como mínimo una vez al año. No es necesario que se ponga enfermo, sino que tiene que se tiene que someter a una revisión periódica y se le han de suministrar las vacunas necesarias.

Esto, claro, conlleva una serie de gastos que hay que valorar.

La convivencia entre el niño y el perro

Es importante saber también si el niño va a tolerar la presencia del perro. Muchas veces el deseo de tener una mascota no es más que un capricho y puede suceder que se canse pronto de tener un perro. Hay que estar con el niño o la niña, haciendo que conozca y llegue a apreciar al perro.

Para ello, hay que acostumbrar al niño a vivir con el animal, prestando atención a sus necesidades y haciendo que se implique en su cuidado y llegue a valorarlo como lo que es, un compañero de por vida.

Hay que hacerle entender al infante que el animal no es un juguete más del que se puede aburrir y pasar de él, sino que, como miembro de la familia que es, deberá profesarle todo el cariño y las atenciones que necesite.

En niños de edad escolar, esto puede servir para que aprendan a asumir responsabilidades sobre el cuidado a otros, así como a profesar el respeto y el amor que estos animales se merecen.

Cuando estamos hablando de la convivencia de niños y perros, no podemos olvidar que en cualquier juego alguno de los dos pudiera hacerse daño. Aunque está bien que ambos establezcan buenas relaciones, siempre es importante que su interacción sea supervisada por un adulto, por lo que pueda pasar.

En cualquier caso… un perro NO es un juguete

Un perro es un ser vivo con una tremenda sensibilidad. Por eso mismo, es casi obligatorio que el animal se sienta correspondido en una familia que lo quiera.

Los papás deben valorar si introducir a un perrete en su familia es lo idóneo en ese momento, y nunca debe ser una decisión tomada en caliente o en base a un capricho infantil.

Una cosa es que el peque tenga predilección por los animales, y otra bien distinta que sea una exigencia del mismo a los padres.

Con este artículo, desde Criador Canino queremos poner énfasis en que un perrito solo es conveniente en familias dispuestas a acogerlo, quererlo por siempre y a asumir las obligaciones que requiere. Solo de esta forma será posible que el abandono y el maltrato a estos animales tan nobles sea cosa del pasado.

Comparte este artículo