Qué es la procesionaria y por qué tienes que tener cuidado con tu perrito

¿Has oído hablar de la oruga procesionaria? Conocida también como la oruga del pino, habita en los pinares y es un animal muy peligroso para tu perro, hasta el punto de poder producirle la muerte si se le acerca.

Procesionaria: qué es esta oruga y por qué es peligrosa para tu perro

La oruga procesionaria o thaumetopoea pityocampa es un lepidóptero defoliador. Es una oruga que está cubierta de pelos urticantes que expulsan si se sienten amenazadas. El problema es que estos pelos contienen una sustancia tóxica que causa reacciones alérgicas e irritaciones en los oídos, nariz y garganta.

Las procesionarias tienden a llamar la atención entre los canes, quienes se acercan a ellas, las olfatean e incluso las cogen con la boca. Al hacer eso, sueltan los pelos que contienen la toxina… y los canes se irritan como si fuera una picadura.

¿De qué depende de si es grave o no? De la cantidad de pelo que haya entrado en contacto con el animal. Pero ojo, porque la fuerza de estos pelos es tanta, que pueden dañar igualmente al can sin tocarla, solo con que estén en el aire. Por eso es importante mantener a los perros lejos de ellas.

Como te contamos, puede ser muy dañino para los pobres animales. En algunos casos puede no pasar nada, pero otros podríamos hablar de irritaciones, reacciones alérgicas, inflamaciones o incluso asfixia, lo que podría desencadenar en la muerte del animal.

¿Y cómo puedo saber si ha tenido en contacto con la procesionaria? Fíjate en tu perrete, en si se rasca mucho más de lo normal y si tiene una zona roja. Esto confirma que algo le ha picado…

En los casos más graves, es posible que el perrito jadee, que saque la lengua, que esté muy excitado, que no coma, que vomite… Son indicadores de que algo le pasa. Llévalo al veterinario lo antes posible.

Los pasos a seguir si tu can entra en contacto con una oruga procesionaria, son estos:

1.     Lava bien la zona afectada con agua templada para reducir el efecto de la toxina. Si tiene la procesionaria, quítala sin tocarla, con guantes. Y ten cuidado de no frotar o tocar la herida, ya que sería peor.

2.     Ve al veterinario lo antes posible. Lo normal es que le dé corticoides. También puede darle inyecciones de Urbason por si le vuelve a pasar, porque te ayudará a ganar tiempo hasta que llegues al veterinario.

Esperamos que esta info te ayude a lidiar con este problema perruno. ¡Ten mucho cuidado! La temporada de estas orugas se acerca.

Comparte este artículo