Teckel

También es conocido como dachshund, pero seguro que se le conoce más por perro salchicha, debido a su peculiar morfología de cuerpo muy estirado y patas muy cortas. Es una mascota ideal para vivir en hogares pequeños, pero por lo general son ladradores.

Tiene una esperanza de vida entre 12 y 16 años.

Los adjetivos que mejor los definen son: atrevido, obstinado, juguetón y listo.

Los ejemplares de esta raza tan especial son juguetones y muy cariñosos con los miembros de su familia. Conservan un fuerte impulso de caza, por lo que tienden a atacar y perseguir a animales pequeños.

Es importante socializar a los teckel desde pequeños porque su naturaleza es desconfiada con los extraños. Sin una correcta socialización tienden a ser agresivos o miedosos, tanto con personas desconocidas como con otros perros. En cambio, cuando están bien socializados pueden llevarse muy bien con la gente y bien con otros canes, aunque es difícil socializarlos con otras mascotas.

Se dice que los perros salchicha son muy testarudos y no responden al adiestramiento canino. Esto no es del todo cierto, lo que sucede en realidad es que no responden bien al adiestramiento tradicional, ya que reaccionan mal al uso de la fuerza. Sin embargo, responden muy bien al adiestramiento en positivo, por lo que se debe optar por este método de educación.

Los principales problemas de comportamiento que puede tener esta raza son los ladridos excesivos y la tendencia a excavar en el jardín.

Terco e infatigable hasta que consigue sus presas, el perro salchicha ha sido criado para adentrarse en las madrigueras, excavando con sus anchas manos de uñas fuertes, y metiéndose en ellas con su cuerpo y cola alargados. Excelente rastreador,  también persigue conejos, liebres y topillos.

Por eso debemos tener en mente que, si tenemos jardín, un teckel va a disfrutar mucho excavando y deberíamos tomar las medidas adecuadas para que no pase por debajo de las vallas.

Por otro lado, es un perro muy inteligente y aprende muy rápido. Es muy cariñoso con su familia, pero no es especialmente sociable con extraños, ya que antepone su parte protectora.

 

Su buenísimo sentido del olfato puede hacer que, durante su educación, haga caso omiso de nuestras órdenes cuando huela a cualquier animal que considere una presa y salga corriendo tras él. Es por eso que dentro de su entrenamiento desde pequeño, un teckel cachorro debe ser enseñado a pasear con correa.

 

Aunque el aspecto de un teckel nos hace pensar en un perro frágil por su pequeño cuerpo y su mirada dulce, en realidad es un gran cazador, y está hecho para resistir y hacer frente a un tejón. De ahí su nombre original en alemán: DachshundDachs = tejón, y hund = perro.

Debido a su particular morfología alargada, el perro salchicha es propenso a lesiones de la columna vertebral. Son frecuentes los daños en los discos intervertebrales. Los accidentes que causan parálisis de las patas posteriores son más frecuentes en esta raza que en otras. Por eso, es importante evitar el manejo brusco de estos perros, los saltos, subir y bajar gradas con frecuencia, y el sobrepeso.

Los teckel también son propensos a sufrir las siguientes enfermedades: luxación patelar, epilepsia, glaucoma, hipotiroidismo y atrofia progresiva de retina.

Son indispensables las revisiones periódicas veterinarias para prevenir y detectar a tiempo cualquiera de estas enfermedades.

El cuidado del pelo del dachshund es sencillo, ya que no requiere peluquería canina u otras ayudas. Lógicamente, los de pelo corto necesitan menos esfuerzo que las otras variedades. 

Estos perros requieren ejercicio moderado, por lo que se adaptan bien a la vida en apartamentos, pisos o casas pequeñas. Sin embargo, pueden causar algunos problemas con los vecinos porque tienden a ser ladradores si no se corrige dicha conducta.

Si se quedan solos por mucho tiempo o se aburren, los teckel suelen destruir muebles u otros objetos, o cavar si se dispone de jardín. Por eso, no es buena idea dejarlos solos por mucho tiempo.

El paseo de un teckel debe ser en terreno relativamente llano, evitando los saltos o subir y/o bajar escaleras. Para subir al sofá, al coche, etc, podemos colocar unas pequeñas rampas especiales para que pueda hacerlo sin lastimarse.

Cuando lo debamos levantar, hay que colocarle una mano bajo el pecho y otra en el trasero para repartir la carga y que no se arquee su espalda.

Debe salir a pasear dos o más veces al día, pero debemos vigilar que no realice movimientos bruscos o saltos, que tensarían o dañarían su columna vertebral mucho más fácilmente que a otras razas de perros, debido a su longitud y falta de apoyo central.

Eso no quiere decir que no pasee, todo lo contrario. Es un perro ágil e inquieto y esa energía hay que canalizarla con paseos, para que ejercite su olfato y también la musculatura de sus patas y espalda.

El uso de un arnés es preferible al collar, para no dar tirones y dañar su columna vertebral. Cuando estemos de paseo debemos dejar que olfatee y busque con calma, porque es lo que más le gusta hacer.

Los teckel, al ser perros inquietos e inteligentes, precisan estar entretenidos para no aburrirse. Les fascina buscar objetos en casa o en el jardín. Esto se puede conseguir con alguna chuchería para perros escondida en un objeto, etc. Les encantará buscarlo.

También les gusta mucho ir a por la pelota cuando se la tiramos. Un lanzador de pelotas sería un buen aliado para mantenerlo entretenido y que haga ejercicio a la vez.

En los teckel el refuerzo positivo es especialmente efectivo ya que no toleran la educación por la fuerza debido a su carácter inquieto. Además les podemos enseñar trucos, como dar la pata, tumbarse a nuestra orden, etc.

 

Es fundamental impedir el sobrepeso del perro salchicha, ya que influiría también en el estado de su columna vertebral forzándola a cargar con más peso del adecuado y podría tener problemas de tipo hernia discal u otras patologías serias. 

 

El perro salchicha muda el pelo moderadamente y precisará cuidados capilares según la longitud del mismo. El cepillado diario es fundamental, no sólo para mantener su pelo libre de nudos, restos y suciedad, sino para eliminar esos pelos muertos y favorecer así el crecimiento del pelo nuevo. A los teckel de pelo muy corto les bastaría con un guante de perros para todo esto. Los de pelo más largo precisarían un cepillo especial.

Para la barba y las cejas, que tienen un pelo distinto, sería necesaria la labor de un peluquero canino, pero con dos o tres veces al año ya se mantendría muy bien.

El perro salchicha muda el pelo moderadamente y precisará cuidados capilares según la longitud del mismo. El cepillado diario es fundamental, no sólo para mantener su pelo libre de nudos, restos y suciedad, sino para eliminar esos pelos muertos y favorecer así el crecimiento del pelo nuevo. A los teckel de pelo muy corto les bastaría con un guante de perros para todo esto. Los de pelo más largo precisarían un cepillo especial.

Para la barba y las cejas, que tienen un pelo distinto, sería necesaria la labor de un peluquero canino, pero con dos o tres veces al año ya se mantendría muy bien.

¿Estás interesado en adquirir un ejemplar de esta raza?