¿Qué hacer si me voy de vacaciones y no puedo llevar a mi perro?

¿Te vas de vacaciones y no sabes qué hacer con tu perro? Si eres dueño de una mascota te has planteado al menos una vez esta cuestión, ¿dónde dejar a mi perro cuando me voy de viaje? ¿quién cuidará de él?

Y es que aunque nos encantaría llevarnos a nuestras mascotas a todos lados, hay ocasiones en las que resulta imposible.

Saber con antelación con qué opciones contamos a la hora de dónde poder dejar a nuestro perro cuando nos vamos de viaje nos puede ser de gran utilidad a la hora de organizar nuestras vacaciones.

Ningún animal puede estar solo durante un período de tiempo muy largo ya que necesita de una serie de cuidados para garantizar su bienestar. Los perros, además, deben tener agua y comida a su disposición y también deben salir a pasear para poder hacer sus necesidades.

Por estos motivos, si nos vamos de vacaciones y no podemos llevarnos a nuestra mascota hay que dejarla al cuidado de alguien. Desde Caño del Obispo os ofrecemos una serie de opciones con las que podéis contar a la hora de dejar a vuestro perro cuando os vayáis de viaje.

Opciones de dónde dejar al perro cuando me voy de vacaciones

1.    Dejar a tu perro en casa de familiares o amigos durante tus vacaciones.

Si vas a estar varios días fuera de viaje una de las opciones más habituales es dejar al perro en casa de un familiar o amigo. Deberás llevar todas las cosas que tu mascota vaya a necesitar mientras estés fuera, como su alimentación, cama, comedero y bebedero, correa, documentación y juguetes. Además, es aconsejable que realices una lista con todas sus necesidades y datos de contacto de su veterinario en caso de emergencia.

2.    Dejar a tu perro en casa y prestarle las llaves a alguien de confianza

Si tienes algún familiar o amigo de confianza que vivan cerca tuya para poder cuidar, visitar, pasear y alimentar a tu perro, sin duda alguna, esta es una de las opciones más cómodas si no vas a estar mucho tiempo de viaje.

Aunque tu perro estará mucho más cómodo y tranquilo en un entorno que conoce, solo debes elegir esta opción cuando te vas de vacaciones por períodos no superiores a dos días, para que tu mascota no esté solo muchas noches.

Si tu viaje dura más de dos días, puedes pedir a alguien de confianza que duerma en tu casa y le haga compañía a tu perro mientras estás de vacaciones.

3.    Llevar a tu perro a una guardería o residencia canina durante tus vacaciones

Cada vez son más los dueños de perros los que optan por dejar a estos al cuidado de residencias o guarderías caninas, puesto que así evitan molestar a familiares y amigos. Escoger está opción es garantía de que tu mascota va a ser atendida por profesionales durante tu viaje.

Este tipo de establecimientos son lugares para dejar a los perros en vacaciones, se dedican a cuidar de estos, donde se ocupan de su alimentación, hidratación y ejercicio. Además, los perros pueden jugar y socializar con otros perros.

Lo adecuado sería que varios días antes de iros de vacaciones visitéis el lugar y el perro permanezca allí durante varias horas para que se familiarice con el entorno y el personal antes de que lo dejes allí por tu viaje.

4.    Dejar a tu perro con un cuidador mientras estás de viaje

Esta opción es muy similar a la anterior, pero se diferencia de ella porque en lugar de dejar a tu perro durante tu viaje en un establecimiento dedicado exclusivamente al cuidado de mascotas, lo dejas en la casa de un cuidador para que él se haga cargo.

Existen aplicaciones en las que este tipo de cuidadores ponen a disposición sus casas y especifican qué tipos de servicios ofrecen. En estas apps puedes elegir el cuidador que mejor se adapte a tus necesidades. Normalmente, suele existir una comunicación fluida y directa entre el cuidador y tú. Además, puedes hacer consultas antes y durante tus vacaciones para conocer el estado de tu mascota en todo momento.

El precio puede variar según el tipo de servicio y el perfil del cuidador, ya que algunos de ellos pueden ser veterinarios o adiestradores, mientras que otros simplemente son dueños de mascotas.

5.    Dejar a tu perro en el veterinario

Cada vez son más los veterinarios que ofrecen este tipo de servicios. Si no tenemos otro sitio donde dejar a nuestro perro cuando nos vamos de viaje esta es una buena opción.

No obstante, hay que tener cuidado con esto puesto que algunos no cuentan con instalaciones adecuadas y simplemente se limitan a alojar a tu mascota en uno de los espacios dedicados para la observación médica.

Antes de dejar a nuestro perro en una instalación de este tipo es muy importante que consultemos cuales son las condiciones en las que va a estar durante nuestras vacaciones y si va a recibir los cuidados necesarios para garantizar su bienestar.

Comparte este artículo